Enfocar EDWARD GOREY | La niña desdichada
Enfocar EDWARD GOREY | La niña desdichada
Enfocar EDWARD GOREY | La niña desdichada
Enfocar EDWARD GOREY | La niña desdichada
Enfocar EDWARD GOREY | La niña desdichada
Enfocar EDWARD GOREY | La niña desdichada

EDWARD GOREY | La niña desdichada

€10.95

«Charlotte Sophia quedó en manos del abogado de la familia. El abogado la puso de inmediato en un internado. Allí, las maestras la castigaban por cosas que no había hecho. Las otras alumnas le rompían la muñeca, arrancándole piernas y brazos...»  

Huérfana, atormentada por las compañeras de colegio, esclavizada por un bruto alcohólico, la protagonista de este libro sobrevive, animada solo por su fuerza infantil, para seguir sufriendo. La niña desdichada (1961), trágica crónica de la vida de Charlotte Sophia, es materia perfecta para el magistral arte narrativo de Edward Gorey.

 

 Edward Gorey

Nació en Chicago en 1925. A los tres años y medio aprendió solo a leer; a los cinco leyó Drácula, a los siete Frankenstein y a los ocho todas las novelas de Victor Hugo. Hizo los estudios primarios (era tan precoz que se saltó el primer año y el quinto) en la escuela activa Frances W. Parker, donde tuvo un buen profesor de dibujo. Desde el comienzo llamó la atención por su aspecto y por sus excentricidades. Era muy alto, llevaba el flequillo aplastado sobre la frente como un emperador romano, los dedos cargados de anillos y tenía una manera histriónica de hablar. Entre 1956 y 1979, vestido con un largo abrigo de piel de mapache, zapatillas de tenis, una gruesa bufanda y un collar, asistió a todas las funciones y a muchos de los ensayos del New York City Ballet. En 1983 se instaló en Yarmouth Port, Cape Cod, en una casona de dos siglos que llenó de libros, películas, muñecos, gatos (que adoraba) y objetos esféricos. Allí vivió solo hasta el final, sin dejar de escribir y dibujar y crear títeres y marionetas para pequeños teatros de la zona. Publicó en vida más de cien libros y dejó otros setenta escritos pero sin ilustrar. Quienes lo conocieron lo describen como una persona extremadamente inteligente, culta y afable. Falleció en Cape Cod en 2000.

EDWARD GOREY | La niña desdichada

EDWARD GOREY | La niña desdichada

€10.95