Enfocar ANA ELENA PENA | Chicas bonitas esnifando purpurina
Enfocar ANA ELENA PENA | Chicas bonitas esnifando purpurina
Enfocar ANA ELENA PENA | Chicas bonitas esnifando purpurina
Enfocar ANA ELENA PENA | Chicas bonitas esnifando purpurina
Enfocar ANA ELENA PENA | Chicas bonitas esnifando purpurina
Enfocar ANA ELENA PENA | Chicas bonitas esnifando purpurina
Enfocar ANA ELENA PENA | Chicas bonitas esnifando purpurina
Enfocar ANA ELENA PENA | Chicas bonitas esnifando purpurina
Enfocar ANA ELENA PENA | Chicas bonitas esnifando purpurina
Enfocar ANA ELENA PENA | Chicas bonitas esnifando purpurina
Enfocar ANA ELENA PENA | Chicas bonitas esnifando purpurina

ANA ELENA PENA | Chicas bonitas esnifando purpurina

€12.00

Este libro huele a esmalte de uñas, a cartas viejas de Tarot que han leído el destino de miles de vidas, a mercromina roja, a cloro de piscina y pan tierno. Tiene el color de un atardecer fantasmagórico y el sabor de las cerezas maduras (esas que lo manchan todo).

Está hecho de polvo de hadas, de deseos concedidos y de otros que se fueron por los desagües.

Es un hechizo doméstico a varias voces y un canto a la juventud entre estertores.

Se aconseja guardar en la mesilla de noche para dejarlo gotear en sueños en el cajón más secreto, entre cartas viejas de amor, bragas que nunca usas, bolígrafos gastados, dientes de leche y trozos de diazepam mordidos, junto a las gomitas de pelo, las fotos de carnet del instituto y los cordones umbilicales secos que nos recuerdan que la vida ya nunca será igual.

Es, en definitiva, el recuerdo de una resaca más o menos feliz.

 Ana Elena Pena vuelve con fuerza a la escena literaria con Chicas bonitas esnifando purpurina. Su voz poética, ajena a las modas, siempre encuentra la manera de llevar de la mano al lector por los entresijos de las relaciones personales, por sus miserias y sus instantes más dulces, con una facilidad pasmosa.  978-84-120157-6-8.

ANA ELENA PENA | Chicas bonitas esnifando purpurina

ANA ELENA PENA | Chicas bonitas esnifando purpurina

€12.00