Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Así plantamos cara a Amazon desde la librería más tonta del planeta

Podemos ponernos ñoños y dar pena y mirar mal a la gente que compra en Amazon y conseguir exactamente cero cosas o bien podemos hacer esto que hacemos (y conseguir también nada, no nos engañemos). Esta es nuestra estrategia:

  • Primero de todo: asumimos la derrota frente al gigante.
    Es lo que hay, ofrece un servicio mejor: mejores envíos, mejores precios, mejor catálogo. Y, además, no tienen problema alguno en reventar precios porque lo que pierden por un lado lo ganan por otro gracias a la venta cruzada y mientras tanto hunden a la competencia.  
  • Nuestra web es mejor.
    en serio, nuestra web es mil veces mejor que la de Amazon: tiene mejor información, mejor navegabilidad, es más bonita, es más fiable y tiene mejores fotos. Si encontráis una librería con una web mejor, decídnoslo para que la podamos copiar.
  • Nuestras fotos son mejores.
    Queremos que navegar por la web se parezca lo máximo posible a estar en la tienda y que el libro se aprecie tal y como es. Esto, además, nos da un posicionamiento increíble en Google Images, lo que es una inesperada ventaja adicional.
  • Menos productos.
    Por supuesto, los dos puntos anteriores tienen trampa: podemos mimar la web y fotografiar todos los productos porque nuestro catálogo es ridículamente pequeño. Dicho de otra manera, nuestro catálogo es muy selecto. En la Llama hay muy pocos títulos en comparación a cualquier otra librería. Esto puede ser una ventaja para el lector que quiere sugerencias, busca regalos o se pierde por el sobresaturado catálogo de novedades editoriales. Como no sabemos cómo gestionar una librería porque somos unos inútiles, preferimos que siga siendo manejable. 
  • Respondemos personalmente por todos los productos que tenemos.
    Al tener pocos, los conocemos y sabemos por qué hemos pedido cada cosa. Aunque algún mojón también hay en nuestras estanterías, no digo que no.
  • Nuestro envío también es más caro
    Eso es porque el seguimiento es personalizado y es imposible abaratar costes ahí. En esto salimos perdiendo porque Amazon puede negociar sus costes y nosotros no. La ventaja para el cliente es que ante cualquier problema los mails los contesta alguien. 
  • Pagamos impuestos y hacemos factura.
    ¿Eres autónomo?¿Has intentado pedir una factura en Amazon para desgravar gastos? Pues eso.
  • Productos exclusivos
    Vendemos cosas que no vende nadie más. No solo los de El Mundo Today, sino también fanzines, prints, objetos de diseñadores, arte y postales que editamos nosotros mismos.
  • Tenemos una Abi.

La pregunta que tratamos de hacernos es ¿Qué valor añadido podemos ofrecer que no puede ofrecer Amazon?  Contestamos esas preguntas e intentamos hacernos fuertes en esos puntos, porque en todos los demás nos barren y no hay mucho que hacer. 

Lo que queremos evitar a toda costa es culpabilizar al cliente que compra en Amazon. Desde la Administración están lanzando campañas publicitarias de apoyo al pequeño comercio con mucho violín, mucho filtro de Instagram y mucha ñoñería para que el trabajo sucio lo hagan los de siempre: los consumidores y los pequeños empresarios. Una campañita para recordar a la gente que compre en el barrio no hace nada si no hay medidas concretas, es hacer chantaje emocional a la gente.

Intentar dar pena es rentable a muy corto plazo porque la lástima dura poco tiempo y nosotros queremos estar abiertos mucho tiempo. Así que no nos compréis por pena, compradnos porque nuestra tienda es, en algunas cosas, mejor. 

Deje un comentario

Carrito de compras

No hay más productos disponibles para comprar

Su carrito está vacio.