JULIO CÉSAR PÉREZ | Ratas
JULIO CÉSAR PÉREZ | Ratas
JULIO CÉSAR PÉREZ | Ratas
JULIO CÉSAR PÉREZ | Ratas
JULIO CÉSAR PÉREZ | Ratas
JULIO CÉSAR PÉREZ | Ratas

JULIO CÉSAR PÉREZ | Ratas

Precio habitual €20.00 Oferta

Viñetas que se debaten entre la poesía más sucia y el absurdo nihilista. 

Las ratas se ponen al servicio de Julio César Pérez, más conocido como Amarillo Indio, para retratar la realidad de la manera más simple y brillante. 

Ratas, de Julio César Pérez, es un diario que recoge de manera precisa y objetiva los acontecimientos que no dejan de desarrollarse. 

Pérez se impuso un régimen de producción cuyas limitaciones resultaron paradójicamente liberadoras: «No dedicar más de cinco minutos a cada dibujo, no borrar nada y subirlo a Twitter, tanto si el dibujo me satisfacía como si no».

«A pesar de no entender siempre el significado de los dibujos, o precisamente por eso, el contenido tiene un magnetismo irresistible junto con una frescura que te incita a leer una y otra vez las mismas imágenes.» Uklaworld
«Es como si un contable de la cotidianidad se hubiera propuesto desdibujar nuestros límites, haciendo un haiku pictórico de la realidad diaria, en una resistencia precaria, sutil, vibrante.» Ignazio Aiestaran / Diagonal
«Amarillo Indio es capaz de mezclar la comicidad de lo absurdo con la seriedad de lo real, y conseguir que el lector reflexione y disfrute. Original, brillante y divertido, siempre sorprendente.» Alibi
«Su humor, a un paso de la filosofía, delata la mirada lúcida de quien comprende que todo tiene sentido pero nada importa. Y, menos que nada, uno mismo.» Rodrigo Cortés

 

 

Julio César Pérez nace en Barcelona en septiembre de 1974. Vive su infancia en la, ya inexistente, calle Sant Sadurní, en el 1º 1ª del número 14, casi enfrente del Garaje Argentina, antes cine Argentina (a la entrada del cual, casi siempre, se puede ver sentado a un señor gordo en camiseta imperio). Ahora Raval, antes Barrio Chino. Después de pasar por todas las casillas, se licencia en Bellas Artes y trabaja en todo tipo de empresas absurdas. También limpia trenes en horario nocturno durante toda una semana. Siguiendo, a su manera, la vieja tradición de un monasterio, dice sí a todo y se muda a Mallorca, donde se dedica a pintar de forma mediocre durante unos años. Se gana el respeto de su familia y los caseros al ejercer de profesor de secundaria. Lo deja y vuelve a la pintura. Los resultados son pésimos. Aprende a conducir. Tiene hijos. Trabaja de contable. Dibuja. Publica el libro Amarillo Indio 1 (Belleza Infinita, 2015) y Amarillo Indio 2 (Belleza Infinita, 2017).
En 2016 la editorial :Rata_ lo secuestra y recluye en una madriguera donde es obligado a dibujar ratas sin parar. Sus hijos le mandan recuerdos. Su mujer lo añora, pero sigue adelante.