DAVID HAJDU | La plaga de los cómics. Cómo el pánico a los cómics cambió la cultura.
DAVID HAJDU | La plaga de los cómics. Cómo el pánico a los cómics cambió la cultura.
DAVID HAJDU | La plaga de los cómics. Cómo el pánico a los cómics cambió la cultura.
DAVID HAJDU | La plaga de los cómics. Cómo el pánico a los cómics cambió la cultura.

DAVID HAJDU | La plaga de los cómics. Cómo el pánico a los cómics cambió la cultura.

Precio habitual €23.95 Oferta

La historia de cómo el pánico a los cómics cambió para siempre la cultura norteamericana

«Escrito con garra y meticulosamente documentado, La plaga de los cómics narra la fascinante historia de los prejuicios y la paranoia que marcaron la recepción del entretenimiento de masas durante la primera mitad del siglo XX y supone un aleccionador recordatorio de la facilidad con la que puede llegar a demonizarse el arte durante épocas de inestabilidad».
—Michael Saler, Times Literary Supplement

«Antes que el porno, el rap e incluso el rock, la responsabilidad de amenazar la moral de Estados Unidos recayó en los cómics. Este ingenioso estudio cultural funciona a su vez como una penetrante sátira de la mojigatería y la histeria colectiva, dos vicios tan viejos como la propia Norteamérica».
Giles Harvey, The Village Voice

Creados por jóvenes marginados de barrios humildes, los tebeos —chabacanos, desvergonzados y, a menudo, escandalosos— conquistaron de inmediato a los niños y adolescentes y sirvieron a sus autores como lienzo sobre el que expresar sus ambiciones, abordando sin ambages temas como la criminalidad, el sexo, la codicia y la miseria, con creatividad, irreverencia y suspicacia frente a la autoridad. David Hajdu explora las raíces y consecuencias de aquella controversia que, a pesar de haber copado en su día las primeras planas de los periódicos, es en palabras del propio autor «un capítulo prácticamente olvidado en la historia de las guerras culturales, que choca con ideas que hoy damos por sentadas sobre la evolución de la cultura popular, entre ellas el nacimiento de la sensibilidad de posguerra; una sensibilidad hosca y descreída, resignada a la violencia y obsesionada con el sexo, recelosa de la autoridad y anclada en la inmadurez de la juventud, que suele asumirse como consecuencia del rock ’n’ roll. La realidad es mucho más compleja. Elvis y Chuck Berry fueron la banda sonora de un movimiento creado por los cómics».